La digitalización puede incrementar en 48.500M de dólares el PIB español

  • MWCapital y Accenture Strategy presentan el informe “Oportunidad de la Economía Digital en España: Cómo la digitalización puede acelerar la economía española”, en el que se analiza el estado de la economía digital del país
  • El documento propone una serie de mejoras en los tres ámbitos clave de la transformación digital: talento digital, uso de tecnologías digitales y aceleradores digitales para maximizar el impacto en la economía del país
  • El informe sitúa a España en la undécima posición entre las principales potencias mundiales de la economía digital en cuanto a la penetración de la transformación digital en su economía

Barcelona, 6 de septiembre de 2017.- España afronta la oportunidad de aumentar el PIB en 48.500 millones de dólares, un 3,6% adicional, para el año 2021. Esta es una de las principales conclusiones del informe “Oportunidad de la Economía Digital en España: Cómo la digitalización puede acelerar la economía española” realizado por Mobile World Capital Barcelona (MWCapital) y la consultora Accenture Strategy. El estudio, que analiza el estado de la transformación digital en España y sus oportunidades de mejora, se ha presentado hoy en el marco del 31º Encuentro de la Economía Digital y de las Telecomunicaciones celebrado en Santander.

El informe basa el análisis del estado de la digitalización en España en los resultados de un índice que mide la oportunidad de la economía digital (DEO, por sus siglas en inglés), establecido conjuntamente por Accenture y Oxford Economics. Esta metodología se basa  en la evaluación de tres palancas principales bajo las que se desarrolla el proceso de transformación digital: talento digital, tecnologías digitales y aceleradores digitales.

Talento digital: Mide el grado de digitalización de la ocupación, así como las habilidades y el conocimiento necesario para llevar a cabo trabajos específicos.

Tecnologías digitales: Hace referencia a los activos de producción disponibles para hacer frente a los procesos de transformación digital (hardware, software y el equipamiento de comunicación).

Aceleradores digitales: Mide el comportamiento de una serie de factores del entorno que contribuyen al desarrollo de la economía digital, tales como el ambiente, la cultura, el marco regulatorio o la demanda.

El análisis de estas tres dimensiones posiciona las economías de Estados Unidos y Reino Unido como líderes digitales, mientras que España se sitúa por detrás del promedio de digitalización en relación a sus competidores europeos. Esta posición, no obstante, refleja el potencial de crecimiento y mejora que el país tiene por delante, así como aquellos aspectos en los cuales se debe hacer mayor hincapié para acelerar el proceso de transformación de la economía.

La gran afectación de la crisis de 2008, que ha incidido directamente sobre los tres indicadores analizados en el informe, es una de las muchas causas que han influido en la ralentización del índice de digitalización de la economía española, que ha crecido por debajo del resto de las economías analizadas en el mismo periodo. El informe destaca las causas de este retraso a través de las tres palancas que construyen el marco analítico de la economía digital.

La escasez de talento digital es una de las principales causas del retraso en referencia a las habilidades digitales. El proceso de transformación digital requiere una alta densidad de talento digital, sin embargo, la oferta actual en España no satisface la demanda actual de este conocimiento. Los salarios tradicionalmente bajos en el sector de las TIC, el desempleo juvenil (dando lugar a una baja penetración de los millennials en el mercado de trabajo) y la baja movilidad demográfica son algunas de las razones de esta falta de talento.

Desde la perspectiva de las tecnologías digitales, la falta de estrategia digital, así como la incertidumbre sobre la rentabilidad de las nuevas tecnologías y la complejidad operativa de las empresas españolas, están restringiendo la transformación digital. Además, la inversión en innovación y la capacidad de transferencia tecnológica desde centros de investigación y universidades al mercado es inferior a la de otras economías europeas.

El marco regulatorio y el acceso limitado a financiación son otros de los factores que han contribuido a un retraso en la digitalización española en cuanto a la última palanca del índice DEO, los aceleradores digitales. El estudio, no obstante, muestra una serie de recomendaciones para optimizar la distribución de esfuerzos en las tres dimensiones de la economía digital, con el objetivo de maximizar el impacto y el retorno económico en la economía del país.

España se encuentra ante una gran oportunidad para alcanzar un crecimiento de su economía, que pasa por la definición de una estrategia digital ambiciosa a gran escala. Los cambios en capacitación pasan por una aceleración de la recalificación profesional, nuevos modelos de trabajo y por el fomento del talento. En cuanto a los recursos tecnológicos, se apuesta por la inversión en infraestructuras, el despliegue de tecnologías de alto impacto como 5G, la promoción del I+D+i privado a través de políticas públicas, así como el impulso de nuevas formas de colaboración entre startups, pymes y grandes corporaciones, como el Corporate Venturing.

Por último, el informe pone de manifiesto iniciativas necesarias para hacer frente a la oportunidad de crecimiento del PIB tales como políticas fiscales de incentivación, la adecuación de la regulación para disminuir barreras de acceso a la tecnología,  incrementar la seguridad y protección de datos, la adecuación de los centros educativos en infraestructuras y currículum, así como el fomento e impulso en la creación de centros de innovación.

 

Para acceder al informe, click aquí.

(56 Posts)